El último de los nuestros

El último de los nuestros es la primera novela que abre el maravilloso reto de Terranova, un club de lectura muy particular, una línea que marcará el horizonte lector entre mi madre y yo. Historias que compartiremos y que unirán aún más aquello que nos ha mantenido conectados desde siempre. Este libro de Adélaïde De Clermont-Tonerre es su segunda novela, ganadora del Gran Premio de la Academia Francesa 2016. Un relato apasionante y veloz. El sueño americano de las mansiones y rascacielos de New York y las pesadillas terroríficas de las víctimas de la barbarie del nazismo. Una historia que demuestra que el mundo es un pañuelo y que los destinos, que una vez se encontraron traumáticamente, pueden volver a encontrarse, aunque el tiempo y miles de kilómetros los hubieran separado. Los protagonistas: Werner Zylch y Rebecca Lynch, a pesar de poseer dos personalidades fuertes y diferentes, están unidos por mucho más que el amor, un amor que iniciaron estrellando sus coches para concertar su primera cita. Un accidente intencionado que, sin tener la más mínima idea, sin ser conscientes, les llevaría a poner orden en el tablero de sus vidas. Una bomba sentimental que detonaría la implosión más profunda de sus existencias. Los enigmas que los perseguían desde su niñez, aquellos interrogantes que ansiaban responder desde tiempo atrás se removían como placas tectónicas que provocan un seísmo tremendo. Sus orígenes estaban íntima y dramáticamente ligados. Los horrores de la II Guerra Mundial habían marcado la barbarie en sus familias, una barbarie que jamás se borraría de sus mentes. La venganza se serviría en un plato que jamás fue tan frío. Una historia estremecedora, un relato de aquellos millones de dramas que nos provocan tristeza, rabia e impotencia. Lo peor de todo es que esos millones de dramas fueron una realidad. Esta historia es sólo una novela, pero siempre nos queda la duda de si ocurrió de verdad ¿Por qué no? Lo que es evidente es que la humanidad sufrió realmente esos horrores. Tragedias que superaron con creces lo que podemos imaginarnos a través de estas páginas. La realidad siempre supera a la ficción. Ojalá este capítulo negro e incalificable de nuestra historia nunca se repita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s